Cuentos y relatos


Buenas noches queridos amigos:

Después de varios días de ausencia por motivos de trabajo y haber estado fuera de mi ciudad, de nuevo vuelvo con todos vosotros para ofreceros otro de los cuentos y relatos que tanto nos gustan y que siempre nos hacen pensar. Espero que lo disfrutéis y pido disculpas a todos mis visitantes que me han dejado mensajes y que no he podido responder y a mis amigos que pasaré a visitarlos en sus blogs. Muchas gracias a todos de corazón.



LAS CUATRO ESPOSAS

Había una vez un rey que tenía cuatro esposas, él amaba a su cuarta esposa más que a las demás y la adornaba con ricas vestiduras y la complacía con las delicadezas más finas. Sólo le daba lo mejor.

También amaba mucho a su tercera esposa y siempre la exhibía en los reinos vecinos. Sin embargo, temía que algún día ella se fuera con otro.

A su segunda esposa también la amaba, ella era su confidente y siempre se mostraba bondadosa, considerada y paciente con él. Cada vez que el rey tenía un problema, confiaba en ella para ayudarle a salir de los tiempos difíciles.

La primera esposa del rey era una compañera muy leal y había hecho grandes contribuciones para mantener tanto la riqueza como el reino del monarca. Sin embargo, él no amaba a su primera esposa y aunque ella le amaba profundamente, apenas se fijaba en ella.

Un día, el rey enfermo se dio cuenta de que le quedaba poco tiempo, pensó acerca de su vida de lujo y caviló:

-"Ahora tengo cuatro esposas conmigo pero, cuando muera, estaré solo"-.

Así que le preguntó a su cuarta esposa: "Te he amado más que a las demás, te he dotado con las mejores vestimentas y te he cuidado con esmero, ahora que estoy muriendo, "¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?" "Ni pensarlo!", contestó la cuarta esposa y se alejo sin decir mas palabras. Su respuesta penetro en su corazón como un cuchillo filoso.

El entristecido monarca le pregunto a su tercera esposa: "Te he amado toda mi vida, ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?" "¡No!", contestó su tercera esposa. "¡La vida es demasiado buena! Cuándo mueras, ¡pienso volverme a casar!" Su corazón experimento una fuerte sacudida y se puso frío.

Entonces preguntó a su segunda esposa: "Siempre he venido a ti por ayuda y siempre has estado ahí para mí. Cuando muera, estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?" "Lo siento, no puedo ayudarte esta vez", contestó la segunda esposa. "Lo más que puedo hacer por ti es enterrarte". Su respuesta vino como un relámpago trenebroso que devasto al rey.

Entonces escuchó una voz: "Me iré contigo y te seguiré donde quiera que tu vayas". El rey dirigió la mirada en dirección de la voz y allí estaba su primera esposa. Se veía tan delgaducha, sufría de desnutrición. Profundamente afectado, el monarca dijo: Debí haberte atendido mejor cuando tuve la oportunidad de hacerlo!".

En realidad, todos tenemos cuatro esposas en nuestras vidas.

Nuestra cuarta esposa es nuestro cuerpo. No importa cuanto tiempo y esfuerzo invirtamos en hacerlo lucir bien, nos dejara cuando muramos.

Nuestra tercera esposa son nuestras posesiones, condición social y riqueza. Cuando muramos, Irán a parar a otros.

Nuestra segunda esposa es nuestra familia y amigos. No importa cuanto nos hayan sido de apoyo a nosotros aquí, lo mas que podrán hacer es acompañarnos hasta el sepulcro.

Y nuestra primera esposa es nuestra alma, frecuentemente ignorada en la búsqueda de la fortuna, el poder y los placeres del ego. Sin embargo, nuestra alma es la única que nos acompañara donde quiera que vayamos. Así que, cultívala, fortalécela y cuídala ¡ahora! ya que es el mejor regalo que puedes ofrecerle al mundo. ¡Déjala brillar !

Un beso para todos, os quiero.
María.

10 comentarios:

KUBAN dijo...

Un buen relato, una gran lección de vida. Un abrazo.

Cele dijo...

Muchas veces lo que menos tenemos en cuenta es lo que mas nos cuida y no mima, como muy bien has expuesto en tu relato. Tendremos que aprender a apreciar lo que realmente es importanten en nuestro paso por esta linea de tiempo, si queremos VIVIR. Un beso

DAPHNE dijo...

Que palabras mas ciertas tiene tu relato tesoro , cuantas veces el que está más cerca de ti , es el que menos interés pones en hacerle feliz .
Besitos guapa.

kalima dijo...

¡que texto mas eleccionador¡
ojala todos supieramos de loas cuatro personas que llevamos dentro y no descuidáramos tanto a la mas importante.
Un beso navideño

Maria dijo...

Querido Kuban: Muchisimas gracias de corazón por venir a verme estoy fuera de mi ciudad por trabajo y no tengo tiempo de nada, pero pasaré a verte.
Un abrazo.

Maria dijo...

Querida Cele:
Gracias preciosa por tu visita y tu comentario, ultimamente me tiene el trabajo poseida es final de año y es de locura y encima estoy fuera que me tiene mas agobiada y sin tiempo para dedicarme a mis amigos.
Gracias de corazón.
Un beso.

Maria dijo...

Querida Daphne: Gracias a tí tambien guapisima por tu visita y comentario, te digo lo mismo que a ellos espero que en unos días pueda volver a casa y empezar mi ritmo normal.
Gracias de corazón.
Un beso.

Maria dijo...

Querida Kalima: Gracias de verdad por tus palabras y quiero disculparme ante ti y ante todos por tardar en contestaros, pero como ya puedes leer el trabajo me tiene atrapada.
Gracias de corazón
Un beso.

raduga dijo...

Hola María, estoy de visita por primera vez en tu (pido umildemente que me perdónes por "tutearte" sin conocerte, es de corazón)espacio precioso con unas bellas imagenes, bien elegidas, y muchos pensamientos sabios. Ruego, no me tomes por mala una intrusa. Llegue a tu Mundo en busqueda de unas imagens de mariposas, que tanto nos gustan a mi hija y a mi, para crear alguna postal u otras cosas, luego me llamó atención el título de *Navidad y leí sobre los pensamientos en visperas de Navidad..., continué más (es que tienes una forma de escribir que me es muy cercana ...), acabo de leer una historia tan hermosa que no pude seguir sin agradecer antes tu generosidad en compartir todo lo que me encontré aquí. Muchas gracias por la delicadeza con la que presentas unas grandes lecciónes de la vida. Espero que tu y los tuyos tengáis unas felices Navidades y veais cumplir vuestros anhelos más deseados y esperados. Sinceramente. Lilia

Maria dijo...

Querida Lilia: Muchisimas gracias por tu bonito comentario y espero que vengas a vernos mas a menudo si quieres mariposas yo te puedo enviar algunas que tengo muy bonitas.
Un abrazo y bienvenida.