Como Lágrimas del Cielo

Como Lágrimas Del Cielo


Capitulo 4: NANIMUSHA

Las primeras luces del alba iluminaron la habitación y los sonidos del tráfico comenzaron a filtrarse a través de la ventana. Durante toda la noche Djnarr había estado contándole al doctor los detalles de su extraordinario peregrinar, había estado vagando durante siglos por la totalidad del planeta en busca del único vínculo que aún le podía unir a su amada, un objeto capaz de devolver todos sus poderes a cada uno de los Nephilim que caminaban como él por nuestro planeta y de enviarles una vez más al mundo del que jamás tendrían que haber sido expulsados, El Naghar, la tierra de las Almas y la infinita virtud. Al parecer Dgeanor (el gran maestro), junto con el resto de los Nephilim más sabios, acordaron también lanzar una terrible maldición (justo antes de perder para siempre sus poderes), sobre la que ellos consideraban culpable de la destrucción de los Nephilim. Aquella maldición no era demasiado poderosa, pero si lo suficientemente cruel como para que cualquier mortal hubiese deseado no haber nacido…
Nanimusha, ese era su nombre, el nombre de aquella por la que Djnarr había condenado involuntariamente a su raza a permanecer en la soledad más absoluta para toda la eternidad, la única mortal cuya belleza incomparable y pura enamoró para siempre el corazón del más noble de los inmortales. Ella había muerto hacía ya mucho tiempo, pero su alma aún se conservaba tan inmortal como la del mismo Djnarr, atrapada en una extraña joya que el “Príncipe de los Nephilim del Aire” había tratado de encontrar durante miles de años y que ahora por fin había descubierto. Los humanos habíamos bautizado aquel sorprendente objeto como “La Rosa De Sangre”, se exhibía en el museo de arte antiguo de la ciudad y había sido descubierta en una reciente excavación efectuada en algún lugar de Israel, se había conservado todo el tiempo en el interior de un arcón cuyo origen nadie había podido desvelar hasta el momento. A los ojos de cualquier humano aquella joya era sin duda una maravilla de la creación, pero se limitaba únicamente a ser precisamente eso, una joya. Aquella “rosa” estaba tallada en un cristal transparente de una belleza y resistencia incomparables, pero su tallo conservaba una “dolorosa” peculiaridad que la distinguía de cualquier otra “rosa de cristal” que se hubiese encontrado, aquella parte de la joya estaba rodeada por miles de espinas invertidas que parecían clavarse en el tallo en lugar de brotar de él. Muy de vez en cuando, respetados científicos de las más grandes instituciones y universidades, habían podido comprobar como aquellas espinas penetraban de forma súbita en el tallo sin que fuera necesario ningún tipo de estímulo externo, provocando entonces que la rosa cambiara su color transparente habitual por un rojo púrpura similar al color de nuestro propio fluido vital. Los científicos desconocían cual era el motivo de dicha “transformación”, pero esa “Mágica” cualidad había convertido aquella pieza en la más valiosa de aquel museo. En cambio para Djnarr, aquel objeto ocultaba una macabra utilidad que el doctor sólo acertó a comprender cuando el Nephilim se lo expuso con detalle. Al parecer, explicó Djnarr, cada vez que uno de ellos sufría algún daño físico aquellas espinas penetraban hasta el mismo Alma de Nanimusha, causándole un terrible y agónico dolor del que esta no podía escapar hasta que el Nephilim se recuperaba totalmente del daño. Cuando el doctor hubo escuchado el resto de la historia y la verdad del origen de aquella perversa obra de arte, no podía salir de su asombro. Sabía que todo lo que había escuchado era totalmente cierto, pero era tan increíble que no acababa de asimilarlo. Por otro lado, aquel extraordinario ser había confiado en él, en un “mortal”, uno de los mayores secretos de la humanidad, le había mostrado la verdad sobre tantas cosas que de alguna forma se veía en la obligación de ayudarlo en todo cuanto fuese preciso. Así pues, cuando Djnarr le contó sus planes no lo dudó un instante, entregaría su propia vida si fuera preciso para conseguir la anhelada libertad de todos los Nephilim y el descanso del Alma trágicamente maldecida de la mujer más hermosa que había habitado el planeta. Nanimusha sería rescatada finalmente de su cruel encierro y Djnarr podría volver a sentirla a su lado, aunque sólo fuera por un breve instante…

3 comentarios:

Manolo Jiménez dijo...

Nos estás regalando una verdadera historia de amor. Espero ansioso el siguiente capítulo.

Abrazos.
Manolo

Poetas Anónimos dijo...

Hola!!!Te invito a participar de un nuevo espacio, seria un gusto tenerte entre los usuarios y/o entre los comentaristas,
intentamos crearlo en comunidad de escritores(POESIAS, CUENTOS, ETC).
la direccion es http://poetasanonimossa.blogspot.com
en la pagina esta como registrarte para poder publicar, espero tu respuesta, muchas gracias.
El mail por cualquier duda es poetasanonimossa@ymail.com.

P.D:Si te gusto la idea puedes invitar a mas escritores a sumarse, Gracias nuevamente.


Poetas Anónimos

lelahel dijo...

Muchisimas gracias amigos, vuestros comentarios me animan a continuar compartiendo con vosotros estos "pedacitos" de mi alma y me alegra de corazón saber que os agradan. Manolo amigo, gracias por todo tu apoyo. A los compañeros de Poetas anónimos, que les puedo decir más que para mi es todo un honor que os haya agradado mi pequeña historia. Contad con mi "suscripcion" en vuestro blog también compañeros. Un abrazo a todos y mil gracias por comparir los sueños de Maria y los mios.