Cuentos con moraleja




Queridos amigos:

Desde tiempo inmemorial, existen y existirán los cuentos, ellos nos transportan a un mundo de fantasía y nos hacen soñar y otros como el que aquí os dejo nos hacen reflexionar, pero siempre tendrán esa parte de magia que nos llevan a la infancia. Espero que lo disfrutéis.

Este cuento está escrito por una escritora española que desconozco su nombre, pero me parece magnifico para compartir con todos vosotros.


Un hombre vivía con un gran dilema en su vida:

Un día desesperado por no terminar tomando la decisión más sabia acudió a un mago para que le aconsejara. Tras escuchar su problema, el mago le dijo: - mira para que tomes la decisión más sabia toma esta piedra, sube a lo alto de aquella montaña que ves allí y desde la cima lanza la piedra hacia arriba, hacia el cielo y escucha atentamente mis instrucciones: Si la piedra cae sobre el lado derecho de tu persona significará que NO estás haciendo las cosas bien, que algo te impide ver la verdadera dimensión de todo, que has de tomar tu decisión fijándote en otros aspectos que hasta ahora no has contemplado en el problema. Mira a tu derecha, y da un firme paso. En ese preciso instante acudirá a tu pensamiento la decisión más sabia. Si la piedra cae sobre el lado izquierdo de tu persona, significará que SI estás haciendo las cosas bien, que has de seguir tu instinto y reforzarte en la postura que desde un principio te has marcado, que has de tomar tu decisión fijándote sólo en esa realidad para no confundirte con otro tipo de realidades que no van contigo. Mira a tu izquierda, y da un firme paso. En ese preciso instante acudirá a tu pensamiento la decisión más sabia. El hombre satisfecho ante las palabras del mago se alejó de allí despidiéndose de él con enorme gratitud. Al llegar a la cima de aquella montaña, muy serio miró aquella piedra y lanzándola con gran ímpetu hacia el cielo se dijo con confianza: ¡vamos allá! ¡tú me dirás cuál es el mejor paso!. Pasaron muy pocos segundos cuando de repente la piedra golpeó en el centro de la cabeza del hombre provocándole un dolor insoportable que le obligó a caer al suelo. ¡Ay¡, ¡ay!, ¡ay! gritó el hombre dolorido por el impacto. Arrodillado y llevándose las manos a la cabeza notó por la humedad de sus manos que estaba sangrando y trató de taponarse la herida con un pañuelo. Luego muy despacio y aún aturdido se levantó del suelo y tras unos minutos de recuperación se fue con gran enfado a buscar al mago. - ¡Me has engañado! le dijo el hombre al mago con rabia en los ojos, contándole con todo detalle todo lo que había sucedido. - ¿Hacia qué lado cayó la piedra después de golpearte en la cabeza?, dijo el mago con mucho tranquilidad. Entonces el hombre muy desconcertado y con la voz muy baja acertó a decir: - no recuerdo, es que el dolor fue tan grande, que eso ¡no puedo recordarlo!. El mago entonces le tomó de las manos y le dijo así: así es la vida, mientras andamos pendientes de tomar en todo momento la decisión más sabia, no nos damos cuenta de que es nuestra propia inmovibilidad la que nos provoca más daño.

¡Da un paso hacia adelante en tu vida!!,nadie te garantiza que vayas a dar el mejor paso, pero tal vez de todos ellos ese sea el paso más sabio, quedarse parado no es la solución.

Un beso para todos, os quiero
María.

1 comentario:

monica vera dijo...

hola voy hacer un travajo.. un video con este cuento... y kisiera saver si puedo conseguir imagenes del mismo.. gracias ...