Leyendas



Hola amigos:

Espero que disfrutéis con esta leyenda colombiana.


EL CORAZÓN DE PIEDRA


Jaibán era un mozo de mediana estatura, de ojos puros y sonrisa tímida.
Temblaba cuando veía a la hija del cacique Chiatá, llamada Aliana. Ella era una niña de mirada brillante, cuyos labios se abrían sólo para sonreír y hablar a las aves de su entorno.
Durante varios años, él le enviaba mensajes con su mirada y sus gestos, pero Aliana se limitaba a sonreír. Cuando lo veía acercarse, emprendía veloz carrera y se perdía por la arboleda y por los montes. Jaibán sufría en silencio.
- ¡Qué hacer! Si por lo menos me mirara.
Una tarde en que el Sol se ocultaba, Aliana lo vio contemplando el río Cauca.
Ella se acercó sigilosamente y lo sorprendió con un golpecito en el hombro. Jaibán no ocultó su emoción. ¡Imposible!
Aliana preguntó:
- ¿Qué haces aquí?
-Más bien, dime tú -respondió el joven. ¿En qué piensas mientras ves correr el río?
Ella lo miró fijamente a los ojos y le dijo:
- Yo pensaba que el río de tanto fluir, logra perforar las piedras... las piedras más duras... las rocas impenetrables...
-Sí, Aliana, sí. El río pudo perforar las rocas más duras, en cambio mis lágrimas no han podido perforar tu corazón.

Un beso para todos, os quiero
María.

2 comentarios:

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Me ha encantadoooo
un beso ♥

Maria dijo...

Muchas gracias Siab-MiprincesaAzul, y bienvenida a esta humilde casa, un abrazo