Beso y Mundo



Cuando te beso, amor
celebro en música muy húmeda
la plenitud de la existencia.
Una luz de azafrán
se adentra entonces por mi sangre
y me ensombrece para siempre
el inútil negro de las guerras.
Todo es distinto
y en cada confrontación de labios
hay una intención cósmica
de principio y alborada.
Trampolín tan creativo
por donde nos elevamos con sueños
hasta una nube ideal 
con sed de amor y de horizontes.
Y resistimos, los dos, 
sin memoria pesimista de derrota
con la transparencia encendida palpitando
de ese beso que funde y nos renueva. 
Cuando te beso, amor, 
celebro en música muy húmeda
la plenitud de la existencia.

                                                                                                                
                                                                                                                                                                       Diego Cruz

Un beso para todos, os quiero

María